29 jul. 2010

Una vez más

Camino en una brillante vereda con ellos. Hemos estado tratando de escapar de este lugar por más de cincuenta días, no tenemos una idea concreta de cómo fue que llegamos aquí. Recuerdo mi último día en el mundo real, era domingo, estaba jugando con unos amigos desde la mañana, fui a casa al anochecer, besé a mi esposa, caí rendido.

Ellos no recuerdan, ellos aseguran que hemos muerto. No sé, yo creo que estoy dormido, que estoy soñando. 

Aquí estamos, caminando hacia el cuarto negro, volver a matar a los perros, escoger una puerta, anotar, repetir, desaparecer, volver al centro, te odio laberinto verde. Las últimas seis veces sentí que despertaba. Estoy, huele a sangre, la puerta, no respiran, escribo. Escribo en la vereda brillante, escribo, escribo.

3 comentarios:

  1. Ah, tensión y alteración tempo-espacial... mi combinación favorita.

    Cada vez lo haces mejor :) te <3

    ResponderEliminar
  2. Complicado. ¿Será sueño? ¿Pesadilla? Complicado.

    Me gustó tu relato.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Gata
    jajaj *-* MUAK <3

    Pluma
    Gracias amiguita, un abrazo :D

    ResponderEliminar

Aprecio tus palabras, ¡Gracias por comentar!

PD: Suelo responder todos los comentarios por aquí mismo amig@s ;)